24
Sáb, Feb
205 New Articles

Centro de Primera Infancia: Un nuevo impulso en favor de la niñez

Noticias
Typography

Por Eva Fernández Garza*

Monterrey, México.- En el marco de los desafíos que tiene México para atender a la primera infancia y de garantizar la obligatoriedad de la educación inicial, estipulada en la Constitución, este artículo da a conocer el lanzamiento del Centro de Primera Infancia, una iniciativa conjunta de Fundación FEMSA y el Tec de Monterrey que tuvo lugar en noviembre de 2023. Se trata del primer centro académico en México dedicado a impulsar el bienestar de la primera infancia.

Los primeros años de vida son fundamentales para construir sociedades más prósperas y con igualdad de oportunidades.  Existe un consenso científico internacional de que la primera infancia es el periodo más determinante de nuestra vida. En  las primeras etapas del desarrollo embrionario y durante los primeros tres años de vida se forma el 90% de nuestro cerebro. Esto ocurre al mismo tiempo que se forman otros sistemas biológicos, como el sistema cardiovascular o el inmune. Por esa razón, el orígen de las enfermedades más costosas para nuestros sistemas de salud, como la obesidad, diabetes o la depresión se encuentran en esta etapa. 

El profesor James Heckman, Premio Nobel de Economía, ha demostrado retornos a la inversión de más del 13% anual por cada dólar invertido en programas de primera infancia.  Para ello, su equipo de investigadores ha hecho estudios longitudinales, donde han seguido, por décadas, a los niños y las niñas que participaron en programas de educación inicial y preescolar de alta calidad y han encontrado que estas personas tienen mejores posibilidades de ir a la universidad, tener un trabajo bien remunerado y menor  riesgo de caer en actividades delictivas que quienes no contaron con esa educación. Incluso hay evidencia de cómo estos impactos se transmiten a una siguiente generación. 

Así de enorme es la oportunidad de cerrar brechas en salud, educación e ingreso. También así de incalculable es el costo de no actuar a tiempo.

A pesar de algunos avances en México en el reconocimiento de la importancia de la primera infancia tenemos una deuda pendiente con la niñez.  Uno de cada dos niñas y niños que nacen en nuestro país vive en pobreza y el 59.3% no cuenta con acceso a la seguridad social.  La población infantil en la primera infancia es el grupo etario con mayor nivel de pobreza, y, a pesar de que representan el 10% de la población del país, el Estado Mexicano sólo invirtió en este grupo el 0.5% del PIB, en 2022. 

En la reforma al artículo 3º constitucional de 2019 se estableció la obligatoriedad de la educación inicial.  A pesar de ello, la cobertura de este nivel educativo es aún muy baja: sólo tres de cada 100 menores de 3 años cuentan con  algún programa de educación inicial.

Primer Centro Académico que impulsa el bienestar de la Primera Infancia

Es en esta coyuntura que surge el Centro de Primera Infancia, una iniciativa conjunta de Fundación FEMSA y el Tec de Monterrey, en noviembre de 2023. Se trata del primer centro académico en México dedicado a impulsar el bienestar de la primera infancia. 

El Centro trabaja en cuatro pilares fundamentales:

Investigación: Impulsará la ciencia transdisciplinaria y con impacto regional.

Educación: Formará actores clave del ecosistema de primera infancia como funcionarios públicos, líderes de sociedad civil, personal educativo y de salud.

Vinculación: Articulará y propiciará espacios de conexión entre organizaciones, asociaciones civiles, fundaciones y gobiernos.

Comunicación y divulgación científica: Difundirá conocimiento y evidencia sobre la primera infancia. 

Estos cuatro pilares tomarán como guía el Marco de Cuidado Cariñoso y Sensible, que es el documento normativo que desarrollaron en 2018 la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF y que plantea una hoja de ruta en torno a los cinco componentes necesarios para un desarrollo pleno: Salud, Nutrición, Seguridad y protección, Oportunidades para el aprendizaje y Cuidado responsivo.  El Marco ha ayudado a alinear las acciones de gobiernos, organismos internacionales, fundaciones, y sociedad civil, además de proponer un lenguaje común para estos actores.

El desarrollo pleno de las niñas y los niños es multifactorial, depende de manera importante de las interacciones que tienen con sus padres y cuidadores, pero también del ambiente que los rodea y que, en muchas ocasiones,  incluye factores adversos como la pobreza, la desnutrición, la mala calidad del aire en algunas ciudades,  altos índices de violencia en su comunidad, falta de espacios seguros para su movilidad y recreación,  y otras adversidades que pueden limitar su desarrollo. 

La fundación del  Centro de Primera Infancia en el Tec de Monterrey es una oportunidad para alcanzar un mayor impacto.  Las universidades son pieza clave  en la construcción  de nuevas maneras de entender el mundo y resolver problemas complejos que cruzan disciplinas. Son también un punto de encuentro y acercamiento de los  distintos sectores para lograr la realización de trabajos de manera coordinada.

La importancia de invertir y priorizar a la niñez

La primera infancia, por su naturaleza, presenta diversos desafíos cuyo abordaje requiere de un enfoque sistémico. Los participantes de esta iniciativa, nos dimos a la tarea de entender qué hacen los centros académicos que estudian el tema y las necesidades aún no cubiertas en el país y en la región. 

El Centro busca ser un puente entre la investigación y la acción, pero también asegurar que el conocimiento se utilice para mejorar las condiciones de vida de las infancias y sus familias.

Un buen ejemplo del tipo de investigación en el que empieza a trabajar el Centro es  un estudio  para entender la prevalencia de las experiencias tempranas adversas y su impacto en la salud y el bienestar de las personas. Este trabajo lo están liderando investigadores de la Escuela de Medicina del Tec de Monterrey en colaboración con el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

Está inspirado en un trabajo que lideraron desde Chile el Centro CUIDA de la Pontificia Universidad Católica hace unos años y en el que se continuará trabajando también desde la Universidad de los Andes en Colombia.  Entender los impactos de la adversidad infantil nos dará aún más evidencia sobre la importancia de invertir y priorizar a la niñez, con un enfoque de derechos, para contribuir a la construcción de una política social fundamental y necesaria para cualquier país que quiera crecer y prosperar. 

Este 2024, que elegimos autoridades en varios niveles de responsabilidad, tenemos una gran oportunidad para votar y recordarles su obligación  de priorizar a la niñez.

Directora de Impacto Social en FEMSA*