20
Jue, Ene
200 New Articles

Comparten consejos y experiencias como benefactores

Desarrollo
Typography

Realizan panel, dentro del Foro “Women’s Philantropy".

San Pedro Garza García, Nuevo León.- No existen muchos obstáculos en el trámite de una donación en México, pero sería un buen apoyo la información detallada que puedan brindar las dependencias e instituciones para que los benefactores tomen decisiones de una mejor manera, coincidieron en señalar empresarios de la localidad que auspician proyectos en forma altruista.

Para compartir su experiencia como donadores, en la Universidad de Monterrey, participaron en un panel dentro del Foro “Women’s Philantropy”, moderado por Agustín Landa García Téllez, vicerrector de Desarrollo de la UDEM; con la participación de Carmen Garza T, directora de Fundación Frisa; Genaro Cueva Domene, presidente y director de Nutec; y Alejandra Cortés de Milmo, presidenta de Fundación Axtel.

Durante el panel, Carmen Garza T afirmó que no percibe que existan obstáculos a la hora de hacer donativos, pero que hay maneras en que México puede ayudar a hacerlo de una mejor manera.

“Si tuviéramos un Plan Nacional de Desarrollo formal, que se comunicara, todos los sabemos pero no tenemos números exactos: si a México lo apoyas en educación, en qué grados, en dónde hay más deserción, los temas de embarazos (…) si tuviéramos más información sencilla y digerible, podríamos hacerlo más enfocado y estratégico”, señaló.

La también presidenta del Consejo de Participación Ciudadana de la Secretaría de Desarrollo Social estatal indicó que no existe una diferencia primordial entre la filantropía femenina y la masculina, sino que son más las diferencias de temperamento y de carácter, pero que si hubiera que destacar algo, tendría que ser la inclinación de la mujer de “dar vida” a los demás.

“Yo no siento que necesariamente haya una diferencia entre (donador) hombre o mujer, es más bien una diferencia de temperamento y de carácter: hay hombres muy sensibles, hay mujeres más estrictas, más rígidas”, estableció.

“Las mujeres fuimos creadas para dar vida y, para mí, el poder dar vida a través de un proyecto nuevo, me movió muchísimo (…) dar un donativo para crear algo nuevo es maravilloso”, sostuvo.

Por su parte, Alejandra Cortés de Milmo exhortó a los asistentes –entre los que estaban activistas filantrópicos y benefactores–, reunidos en la Sala del Claustro Universitario, a participar en consejos de organismos para obtener conocimiento de las necesidades de los sectores de la población a los que están dirigidos.

“Hacen mucha falta los conocimientos, el cerebro, los contactos… a veces no es dinero; a partir de los consejos podemos exigir cambiar las cosas, cambiar la política pública, conocer la realidad, qué está pasando en el país, y es un cambio grande”, expuso.

La también presidenta del Consejo de Potencia Joven transmitió su satisfacción de poder fungir como el instrumento para poder establecer las conexiones entre una necesidad y el dinero que pueda cubrirla.

Entre los donativos que más la han hecho sentir satisfecha, Cortés de Milmo relató que es el que realizó a la Preparatoria Politécnica Santa Catarina –en el que participa la UDEM–, por las alianzas que se formaron con otros particulares y los gobiernos federal, estatal y municipal.

Genaro Cueva Domene, en su intervención, advirtió que muchas obras tienen muy buena intención, pero no están profesionalizadas y manifestó su preferencia por hacer donativos cuando siente que se aprovechan mejor los recursos.

“Mido mucho el qué resultados tiene el dinero que se otorgó, me dejo influir mucho por los números, (aunque) a veces no creo que esté bien todo el tiempo, porque no es matemáticas”, asentó.

Cueva Domene estableció una tipificación de género dentro de los procesos en los que el hombre tiende a ser más concreto, mientras que la mujer prefiere las pláticas más extensas.

Como parte del Foro “Women’s Philantropy”, durante el día ofrecieron un taller Martha Taylor y Sondra Shaw Hardy, ambas cofundadoras del Instituto de Filantropía de Mujeres en el Centro de Filantropía de la Universidad de Indiana.