16
Lun, May
347 New Articles

Aumenta uso de la Telemedicina durante la pandemia

Desarrollo
Typography

Videoconferencias y dispositivos móviles aliados que ayudan a salvar vidas

Monterrey, México.- El Centro de Opinión Pública de la Universidad Tecnológica de México y  la Dirección de Ciencias de la Salud presentaron el estudio: “Telemedicina: desafíos y alternativas de la práctica médica” y evidenció cómo esta alternativa tuvo mayor aceptación entre pacientes y médicos durante la emergencia, pero será una práctica que permanecerá en el futuro.

Entre los hallazgos más importantes se encuentra que para el 58% de la población en nuestro país resultó difícil (26% muy difícil y 32% difícil) acceder a atención médica durante el periodo más crítico de la pandemia; para 78% de esta población, las razones que le impidieron hacer uso de los servicios de salud y hospitales están relacionadas con el COVID-19 en la siguiente proporción: 44% porque estos solo atendían a pacientes infectados con el SARS-Cov2 y, para 34%, por miedo a contagiarse.

De esa población que no logró visitar a un médico o ser atendido en un consultorio y que optó por la consulta telefónica o a través de plataforma de videoconferencia,  55% lo hizo únicamente para aclarar dudas, 22% tanto para consulta de seguimiento como aclarar dudas, y 18% consulta general. En ese contacto, obtuvieron los siguientes servicios: 39% fue recetado, 29% dieron seguimiento a la enfermedad, 17% diagnóstico, 16% revisaron estudios y análisis, 6%  fue canalizado con un especialista.

Telemedicina en México

El estudio revela que 84% piensa que tener consultas médicas vía remota será cada vez más común y 56% considera probable que ya no será necesario acudir físicamente con un médico para diagnosticar una enfermedad. 79% también está de acuerdo que con las herramientas tecnológicas disponibles en la actualidad es posible tener una consulta médica desde cualquier lugar.

Más allá de lo sucedido en la pandemia, en general, 75% ha escuchado de profesionales de la salud que prestan sus servicios de salud a distancia, ya sea para promover, prevenir, diagnosticar o tratar a los pacientes utilizando la tecnología para comunicarse vía remota.  Un número importante no solo conoce de esta práctica médica, también 74% coincide que México debe impulsar la telemedicina y 63% percibe que los mexicanos estarían interesados en recurrir a esta alternativa.

Aunque 63% está de acuerdo en que este tipo de servicio solucionaría problemas de cobertura de salud, únicamente 32% piensa que la población mexicana cuenta con recursos tecnológicos para  tener acceso a este tipo de servicios.

Ventajas de la Telemedicina

73% concuerda que esta práctica médica, con ayuda de la tecnología y de la comunicación vía remota, es una alternativa que puede reducir los costos de los hospitales y clínicas; 89% está de acuerdo en que ahorra tiempo al paciente; 80% que es práctico para los médicos; 70% opina que ahorra dinero al paciente y 70% que será más accesible el costo de las consultas.

Entre los aspectos que la población considera importantes en relación con la telemedicina es que el personal médico dedique el tiempo que se requiere para atender al paciente (98%); 90% contar con disponibilidad de especialistas; 95% más horarios para la consulta y 95% conseguir una cita en corto tiempo. En un contexto de virtualidad resalta que 96% subraya la importancia de la confidencialidad médico-paciente; 96% los avisos de privacidad y 95% que los datos estén seguros en línea.

 53% considera que ofrecer el servicio de telemedicina hace más falta en el sector público, 5% en el privado y 42% indica que se necesita en ambos.

Medicina a distancia o presencial

54% está de acuerdo que los servicios ofrecidos por la telemedicina son de tanta calidad como un servicio presencial; 48% piensa que los servicios médicos a distancia pueden ser igual de efectivos que si fueran en persona, para 10% sería más efectiva, para 23% menos efectiva. Sobre la relación médico paciente, 44% señala que será tan cercana como si fuera en persona, 9% lo percibe más cercana, 24% tan distante como lo es en persona y 23% más distante. Incluso, entre aquellos que han recibido un servicio de salud vía remota (por videollamada o WhatsApp) 76% considera que fue igual de bueno que el recibió de forma presencial y más de la mitad de la población afirma que la atención médica realizada por una video llamada o WhatsApp le inspira confianza.

La disposición de consultar a un profesional de la salud mediante una video llamada o vía remota puede incrementarse o decrecer en función de la situación presentada, por ejemplo, un mayor porcentaje consideraría buscar un servicio de telemedicina para dar seguimiento a una consulta (88%); ante un padecimiento leve (84%); mismo porcentaje para consultar a un médico que está en un sitio lejano; 84% para una consulta psicológica o de nutrición (85%). Pero disminuye la disposición ante una emergencia (62%), o en un caso de atención pediátrica (62%).

Aunque la disposición a tener un servicio médico a distancia puede aumentar dependiendo de la condición, del especialista, la distancia, el dinero, entre otros factores, es innegable la necesidad de la población de contar con servicios profesionales de salud. A juicio de los entrevistados, es muy importante que estos profesionales manejen nuevas tecnologías para efectuar un diagnóstico (69%), para 67% es muy importante que manejen nuevas tecnologías para indicar un tratamiento y 80% destaca la ética profesional. De igual manera enfatizan que las universidades que forman a los futuros médicos deben estar a la vanguardia en cuanto a avances tecnológicos (40%) y el conocimiento y usos de nuevas tecnologías para efectuar un diagnóstico 37%.

Durante el estudio, también se consultó sobre otros objetivos de salud que los dispositivos pueden ayudar a resolver, y se encontró que, a decir de los participantes en la encuesta, el teléfono celular es utilizado por 44% para medir la actividad física o el ejercicio; 40% para medir las horas de sueño; o para contabilizar las calorías o la frecuencia cardíaca (27%).

Los resultados de la encuesta fueron presentado durante un panel virtual en el que participaron el Director de Ciencias de la Salud de la UNITEC, el Dr. Alejandro Porras Bojalil; el Director de Tele salud y Encargado del Despacho de la Dirección General del CENETEC de la Secretaría de Salud, Ing. Adrián Pacheco López, entre otros.

Los resultados de la encuesta fueron presentado durante un panel virtual en el que participaron el Director de Ciencias de la Salud de la UNITEC, Alejandro Porras Bojalil; el Director de Telesalud y Encargado del Despacho de la Dirección General del CENETEC de la Secretaría de Salud, Adrián Pacheco López; Indiana Torres Escobar, Directora de la Facultad de Medicina de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y, Adriana Rico Villanueva, Coordinadora e Investigadora del Centro de Opinión Pública de la UNITEC.

La realización del estudio y presentación de resultados, se llevó a cabo en el contexto de la presentación de la Licenciatura en Medicina que este año abrió sus puertas en la Universidad Tecnológica de México,con el propósito de contribuir a reducir el rezago de Médicos en nuestro país, así como de generar estrategias de prevención en materia de Salud Pública y de atención para la población mexicana.

Durante su participación como invitada especial, lndiana Torres Escobar de la Universidad Benemérita de Puebla indicó que evidentemente la Telemedicina ayuda a la ampliación de la cobertura y al fortalecimiento de la especialización en lugares en donde no existen especialistas, sin embargo, ha significado también un reto para los médicos para la atención a distancia ya que en ciertos procedimientos y patologías es necesaria la presencialidad. Por ejemplo, para la atención psicológica y en nutrición la telemedicina puede ser muy útil, dijo.

Por su parte Adrián Pacheco, Director de Telesalud y Encargado del Despacho de la Dirección General del CENETEC de la Secretaría de Salud, señaló que el COVID fue un catalizador para la implementación de la Telemedicina y que ésta tuviera un mayor alcance, aunque aún está en una etapa de cambios en cuanto a infraestructura, procesos, políticas en las instituciones y también en la adaptación de los prestadores de servicio. Recordó que la Telemedicina, Telesalud y Salud digital son todavía proyectos en etapa de crecimiento y de aceptación por los usuarios.