14
Dom, Abr
281 New Articles

Participación electoral y construcción de ciudadanía

Opinión
Typography

La política no tiene que ver solo con las elecciones, sino también con nuestra vida cotidiana

Por Gustavo López Montiel*

Monterrey, México, Opinión Invitada, Agencia de Noticias 3er Sector.- Este año renovaremos a más de 20 mil cargos públicos a través del voto libre, que es un elemento fundamental de nuestra democracia en México.

Hace unas pocas décadas no teníamos las condiciones con las que contamos en la actualidad, para poder ejercer nuestro voto y ver reflejado el resultado en la integración de los distintos órdenes de gobierno.

Es por ello por lo que resulta importante para nuestro futuro como país, que se consolide la participación ciudadana como base de la democracia contemporánea.

En estas elecciones se incorporan a la lista nominal de electores, que comprende un poco más de 99 millones de personas que tienen credencial para votar, un poco más de cuatro millones de personas que tienen 18 a 19 años.

Este grupo por sí solo podría definir una elección presidencial, o varias elecciones de gobierno estatal, no digamos de los ayuntamientos a lo largo del país.

Si ubicamos a las personas de 20 a 24 años, son un poco más de 11 millones 300 mil electoras y electores, y si lo hacemos con aquellas de entre 24 a 30 años, son otros 11 millones de personas.

La experiencia nos dice que este grupo de edad, de 18 a 30 años, es el que menos ha participado a pesar del potencial electoral que su tamaño representa para cualquier partido político, por lo que ubicamos una importante área de oportunidad para la consolidación de la democracia mexicana.

El ejercicio de la ciudadanía es uno de los elementos más relevantes que tenemos, como mecanismo para asegurar no únicamente nuestras libertades y derechos, sino también la posibilidad de contener al poder público.

También de hacer que los problemas comunes se atiendan asumiendo las opiniones y participación de las personas que son afectadas, o que pueden aportar sus conocimientos para ello.

La política no tiene que ver solo con las elecciones, sino también con nuestra vida cotidiana, pues diariamente nos impactan las decisiones que toman las personas que nos gobiernan.

No nos tiene que gustar la política para comprender que la ubicación de un semáforo, la apertura de una calle, la disponibilidad de agua, la movilidad, la seguridad vial, etc., pasan por las decisiones de las personas que elegimos en esos espacios democráticos.

No es suficiente con tener derechos y libertades si no las ejercemos.

Por ello, la ciudadanía implica la capacidad de cada persona de asumir la posibilidad de ser libre y hacer uso de sus derechos en diversas dimensiones, tanto en la condición individual, moral, ley política, pues lo que le da plenitud y poder en el contexto social.

La comunidad del Tecnológico de Monterrey ha asumido esta responsabilidad de empoderamiento a partir de los contenidos de ciudadanía y ética del modelo Tec21, pero también por nuestro compromiso con el florecimiento humano, a través del liderazgo y la innovación.

Las elecciones de este año representan una oportunidad para poner en práctica lo que hemos aprendido y facilitado en varias unidades de formación, que han incidido no únicamente en la búsqueda de una mejor sociedad, sino también para generar agentes de cambio que puedan articular mejores procesos políticos y sociales.

La condición ciudadana encuentra en la actualidad características que no existían hace unos años, como la posibilidad de interactuar en espacios virtuales o de utilizar tecnología para ampliar nuestras capacidades ciudadanas.

Es ahí entonces donde tenemos un espacio de incidencia que va más allá de nuestra participación electoral, pues permite que el empoderamiento ciudadano no sea únicamente un tema de un día, cuando votamos, sino de todos los días al seguir lo que hacen las personas que gobiernan, generar propuestas, generar contrapesos, etc.

Finalmente, la estrategia “Escucha, Dialoga, Actúa” de la comunidad estudiantil del Tecnológico de Monterrey es fundamental para activar nuestro interés por ejercer nuestra ciudadanía, pero también para asumir que no concluye con la elección de 2024, sino que debe ser parte de nuestra cotidianeidad como comunidad de manera permanente.

* El autor es profesor de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno en el Tecnológico de Monterrey. Ha impartido clases en la Universidad de California en Berkeley, la Universidad de Yale University, la Universidad de Harvard, INSEEC (Paris y Bourdeaux), entre otras.

"La ciudadanía implica la capacidad de cada persona de asumir la posibilidad de ser libre". Foto: AFP