23
Jue, May
394 New Articles

Carlos Salazar Lomelín, presidente del CCE, propone una alianza para terminar con la pobreza extrema

RSC
Typography

Señala que las empresas al producir el valor económico también generan valor social

Por Reyes Gamez

Monterrey, México, Agencia de Noticias 3er Sector.- Al  rendir protesta como presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) para el periodo 2019-2020, Carlos Salazar Lomelín, mencionó que los empresarios se encuentran comprometidos con la comunidad, por ello le proponen al gobierno federal hacer sinergia para terminar con la pobreza extrema.

 

"Es que convocando al país en su conjunto, eliminemos la pobreza en un plazo de seis años, hagamos historia, nosotros le ayudamos, podemos movilizar a los sectores más organizados de la sociedad", expresó Salazar Lomelín al Presidente de México, Andrés Manual López Obrador, quien estuvo presente en la XXXVI Asamblea Anual Ordinaria del CCE.

El líder del organismo empresarial, mencionó "que un un buen ejemplo de colaboración es el programa Jóvenes Construyendo el Futuro, en el que se tiene identificadas, a tan solo dos meses, casi 80 mil empresas que darán cabida a miles de jóvenes para su entrenamiento y preparación para una vida productiva".

Sobre esto, el Presidente de México, expresó que "dice Carlos: ‘Hacer el compromiso para acabar con la pobreza en el sexenio’. Trato hecho" y "una sola propuesta para Carlos y para todos: que hagamos el compromiso de acabar con la corrupción".

El presidente del CCE, dijo que el organismo representa a un millón 300 mil empresas que generan casi 18 millones de empleos formales y la generación del Producto Interno Bruto.

Por lo que los empresarios pequeños, medianos y grandes "como toda persona, quiere sostener a su familia, mejorar su calidad de vida y ofrecer a sus hijos más oportunidades, pero su trabajo trasciende más allá del ámbito familiar, porque genera empleos, paga salarios e impuestos, contrata proveedores, es decir: participa en el bienestar de las comunidades y contribuye a darle sentido a nuestra vida como colectividad, produce un círculo virtuoso en el que las utilidades se convierten en ahorro y ese ahorro se utiliza nuevamente para invertir en más bienes y servicios que harán a crecer a la empresa y emplear a más personas".

Agregó que "una empresa tiene sentido cuando al producir el valor económico también genera valor social. Empresa sin sociedad es una injusticia. Sociedad sin empresa es una quimera".

El presidente del CCE dio a conocer algunas acciones para fortalecer al sector productivo del país, entre las que destacan:

1. Activar la participación de los pequeños empresarios como gran motor del desarrollo económico; 

2. Integrar mejor las cadenas productivas; y 

3. Ser una fuente de propuestas para mejorar la actividad productiva y para alcanzar el equilibrio entre economía y sociedad. 

Además refrendó el compromiso del sector productivo para tener una actitud propositiva basada en cinco principios: 

1. Ofrecer, de manera fidedigna y sin engaños, bienes y servicios de calidad a los mejores precios. 

2. A cumplir con la ley, pagar impuestos y contribuciones sociales.

3. A tratar a los trabajadores con respeto y dignidad, con salarios justos y de acuerdo con su productividad.

4. A aceptar e incluir en nuestras empresas a todas las personas, sin distinción de género, orientación sexual, raza, origen, credo, preparación y discapacidad.

5. Los empresarios estamos comprometidos con nuestra comunidad, tanto en el desarrollo económico como en el ambiental, ¡empezando con el cuidado de nuestras propias banquetas!

Salazar Lomelín propuso hacer de la inversión una obsesión que le permita al país crecer, al menos, al 4 por ciento y contar con una inversión de entre el 25 y el 27% del Producto Interno Bruto. 

También solicitó al Presidente de México una política pública que promueva un equilibrio para que en “la economía prevalezca un sentido social y para que las demandas sociales no desborden las posibilidades de la economía. Ya basta de excusas para no ser derechos, ni la ignorancia ni la pobreza debe ser paliativos de la ilegalidad, mucho menos la ostentación de poder económico, influencias, compadrazgos o la pertenencia a organizaciones que pretenden que las leyes se apliquen a la medida”. 

También dijo que “los mexicanos queremos una vida en paz, de trabajo, de esfuerzo, en plena libertad. En la que cada joven pueda y tenga acceso a las oportunidades, la movilidad social sea una realidad y un incentivo para todos aquellos que sueñan con progresar. Aspiramos a tener comunidades fraternales con el que menos tiene. ¡Queremos un México en el que todos pongamos, y en el que todos ganemos! ¡Cuente con el sector empresarial organizado!”.

Juan Pablo Castañón, presidente saliente del CCE, señaló que “los mexicanos tenemos un futuro prometedor porque tenemos una sociedad joven, trabajadora y decidida a seguir avanzando. Día con día, millones de mexicanos ponen su esfuerzo para poner el nombre de México en alto – muchas veces sin saberlo– con la calidad de sus productos y servicios”. Asimismo, mencionó: “me gusta saber que los empresarios creen en sí mismos porque saben que es posible construir un mejor país: un país que se reconozca por las oportunidades que ofrece y no por las carencias que lo lastiman. Juntos, podemos hacer de México la nación justa y próspera que todos queremos".