23
Sáb, Jun
179 New Articles

Elección Razonada 2018: La nueva lucha de clases del Siglo XXI en México

Sostenibilidad
Typography

Por Jesús Oscar González Medina/ Agencia de Noticias 3er Sector

Monterrey, México. La falta de un verdadero  estado de derecho, la corrupción y la impunidad  que se ha caracterizado en los gobiernos de los últimos 18 años, han provocado el hartazgo e irritación social entre los mexicanos, contexto que es capitalizado por los candidatos a la presidencia  de México, con  propuestas que ofrecen acabar de manera inmediata  con la pobreza y crear una mejor calidad de vida a cambio del voto ciudadano.

La implementación de las reformas estructurales como la Hacendaria, Educativa, Energética y Telecomunicaciones, entre otras más,  ha sido otro factor que ha lastimado a diversos sectores de la sociedad mexicana, que está reaccionando ante las propuestas de los candidatos a la presidencia que ofrecen a cambio del voto, dar marcha atrás a las reformas realizadas en la  administración del Presidente Enrique Peña Nieto.

Las corrientes ideológicas populistas y nacionalistas de los candidatos presidenciales ante la inconformidad social , promueven campañas políticas de miedo y odio en la sociedad, principalmente entre los 50 millones de personas que vive en la pobreza, responsabilizando de su actual condición paupérrima; a los actuales gobernantes en el poder, empresarios, políticos opositores y un grupo de personajes bautizados por Andrés Manuel López Obrador, como la “Mafia del Poder” , alentando una nueva lucha de clases que parecía haber sido superada con la Revolución mexicana.

El analista político Jorge Volpi, destaca en un artículo periodístico que el hartazgo de los mexicanos se debe a los 18 años de gobiernos mediocres desde la transición democrática con Vicente Fox,  Felipe Calderón y actualmente con Enrique Peña, así como a más de 200 mil muertes de personas por la guerra contra la delincuencia organizada, la corrupción y la impunidad.

“Nada más natural que una mayoría de ciudadanos decidida a castigar a los responsables de nuestra debacle y a concederle una oportunidad a la única fuerza política que se opone a la continuidad de manera decidida”, asegura Volpi.  

Finalmente Jorge Volpi recapitula, “Pero en cuanto se agoten las celebraciones de unos y el duelo de otros, a partir del mismo 2 de julio se vuelve imperativo que la sociedad exija, en el largo periodo de interregno hasta el 1o. de diciembre, que AMLO, así como la amplia y variopinta alianza que lo ha seguido, fijen sus posturas sobre los temas que resultan más relevantes para el país, dejando de lado las ocurrencias, los desplantes y las vaguedades que han prevalecido durante la campaña”.

Políticos contra neoliberales, la Cuarta Revolución en México

Esta contienda electoral presidencial es histórica, porque  los partidos políticos dejaron a un lado la ideología y principios, formalizando alianzas de izquierda con derecha, liberales con conservadores,  mostrando que la causa es política;  pero llevando al frente a la pobreza, la impunidad, la narcoviolencia y la corrupción como las banderas de la inconformidad social para lograr el voto ciudadano.

Al igual que en los movimientos sociales de la Independencia, la Reforma y  la Revolución Mexicana, los caudillos enarbolaron la bandera de la desigualdad, pero en el fondo, el asunto era la falta de participación política; tal como sucede en pleno Siglo XXI  con actores políticos, líderes sindicales y religiosos, empresarios, dirigentes de la extrema derecha y personajes nuevos en la política, algunos desplazados y otros ignorados por los partidos políticos en el poder; son quienes arropan al candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador.

El político tabasqueño ha convocado a su cruzada la Cuarta Transformación de la vida pública de México, una lucha que asegura se logrará sin violencia, pero se trata de un encontronazo  entre políticos contra los tecnócratas, quienes desde hace 30 años asumieron el control político del país y no lo han soltado. Algo parecido con “Los Científicos”  en la época de Porfirio Díaz, políticos educados en universidades del extranjero.

“Los mexicanos tendrán la dicha enorme de llevar a cabo el cambio de manera ordenada, sin violencia, pero será igual de profunda y radical como fueron: La Independencia, La Reforma y la Revolución de 1910, pero pacífica. “Y que nadie se espante si uso la palabra radical, porque viene de raíz, vamos a arrancar de raíz el régimen corrupto de injusticias y de privilegios, por eso a ser radical y vamos a sacar a nuestro pueblo de la pobreza, para eso es esta lucha”, afirmó López Obrador.

Así mismo ofreció a los maestros que una vez que triunfe el movimiento que encabeza se cancelará la mal llamada reforma educativa, porque es una reforma laboral para someter al magisterio y agregó que se mejorará la calidad de la enseñanza si afectar a los maestros.

Indicó que ya no habrá más privatizaciones, no se privatizará el agua, ni el ISSSTE, menos el Seguro, no sirvió esa política neoliberal en 30 años no ha habido crecimiento económico, sino creció: la pobreza, la corrupción, la inseguridad y violencia.

Adelantó que se fortalecerá todos los servicios públicos, habrá atención médica y medicamentos gratuitos, aumentarán al doble la pensión que reciben los adultos mayores, es decir, será de mil 500 pesos mensuales y será para todos.

Los políticos populistas-nacionalistas aprovechan el hartazgo social

El sociólogo Antonio Vives, manifestó que la desigualdad y corrupción, que se refuerzan mutuamente, tienen como consecuencia el descontento popular sobre “el sistema”, lo que estimula a los políticos populistas-nacionalistas que se hacen atractivos para una población, no solamente desencantada, ávida de cambios, sino también porque tienen como “mercado” a los miembros de menores conocimientos, menos sofisticados, más crédulos, tanto en países en vías de desarrollo como desarrollados.

Son presa fácil de los políticos que ofrecen soluciones a sus problemas cotidianos sin tener que demostrar su factibilidad o efectividad, lo que raramente se les exige. Su desencanto y poco conocimiento aumenta su credulidad, aseguró.

Se ha desarrollado y se continúa desarrollando un sentimiento antisistema que se va generalizando y una caída en la satisfacción con el status quo. Por qué la desigualdad ha aumentado, aseguró Vives.

Indicó que   “Los resultados logrados por los líderes populistas son pésimos; usan el mensaje de corrupción-desigualdad para obtener respaldo, pero no tienen intenciones de atacar el problema seriamente.”  A lo mejor la intención la tienen, pero no la capacidad y en cuanto llegan al poder se sumergen en el mismo sistema de corrupción.

El populismo-nacionalismo ha encontrado terreno fértil en la crisis financiera del final de la primera década del siglo XXI.  No se debe descartar que los populistas fracasen en cumplir con su promesas y que las consecuencias de sus acciones sean peores que las desigualdades que ha producido la liberación de las economías, concluyó Antonio Vives.

Populismo enfrenta a Capitanes de empresa con AMLO

En su pragmatismo  López Obrador se  compara con héroes de la historia política mexicana como: Benito Juárez, Francisco I. Madero y Lázaro Cárdenas.  Situación que le favorece ante el electorado por la impopularidad del gobierno de Enrique Peña Nieto, el hartazgo social por la corrupción, la crisis  económica y narcoviolencia que ha dejado en los últimos 12 años, más de 237 mil víctimas, hace en la percepción que el candidato de la coalición Juntos Hagamos Historia,  sea considerado en las encuestas como la única alternativa de cambio.

Los grupos empresariales FEMSA, Telmex, Coppel, Herdez, Grupo Chihuahua, Chedraui, Aeroméxico, Grupo México, entre otros, a través de videos y cartas a  sus clientes y empleados,  han emprendido una campaña de persuasión en donde plantean su postura  sobre las medidas populistas de gobiernos pasados que llevaron a México hacia crisis económicas, recordando los regímenes de los ex presidentes Luis Echeverría y José López Portillo.

José Ramón Elizondo, presidente de la empresa Vasconia, invitó a ejercer el voto de manera razonada y habló sobre las consecuencias de que gane un gobierno populista,

Andrés Manuel López Obrador, afirmó que tenía información de los dueños las empresas  Coppel y Telmex  donde  estaban “obligando” a sus trabajadores a votar a favor del candidato del Frente por México, Ricardo Anaya. Aseveración que fue rechazada por los empresarios.

"En esta elección, hagan lo que hagan, no van a poder. En esta elección va a ganar la dignidad del pueblo; le va a ganar la dignidad del pueblo al cochino dinero y por eso nos va a saber mejor el triunfo", afirmó.

Este escenario populista lo ven los empresarios con las propuestas del candidato puntero a la presidencia del país, quien ha prometido que dará marcha a tras a las reformas estructurales.

En el proceso electoral presidencial de 2018 marcado como histórico, según el Instituto Nacional Electoral (INE) participarán 89 millones de ciudadanos con derecho al voto, el más alto de la historia, quienes elegirán: a Presidente, gobernadores, un jefe de gobierno, alcaldes, concejales, regidores, juntas municipales, sindicaturas, senadores, diputados federales y locales que disputaran  18.311 puestos públicos, la primera vez que se eligen tantos en un solo proceso.  Y por primera vez 11 millones de jóvenes votarán.

Este 1 de julio tendremos una cita en las urnas electorales para elegir a uno de los cuatro aspirantes a la Presidencia del país: Andrés Manuel López Obrador, de la coalición Juntos Haremos Historia;  José Antonio Meade Kuribreña , de la coalición Todos por México ; Ricardo Anaya Cortés,  coalición Por México al Frente y Jaime Rodríguez Calderón, candidato Independiente. Hagamos nuestra elección razonada, dejemos a un lado las emociones.