03
Lun, Ago
320 New Articles

Seguimos educando con el modelo de enseñanza -aprendizaje de hace 200 años

Opinión
Typography

Por Rafael Rangel Sostmann

Estimados Jóvenes y no tan jóvenes:

Monterrey, México. -  Les escribo esperando se encuentren cuidándose de la pandemia, la cual nos ha cambiado muchas maneras y formas de vivir. Una de ellas es la manera como los alumnos aprenden a distancia en sus casas. Muchos maestros junto con sus alumnos se tuvieron que adecuar rápidamente a este nuevo modelo educativo de aprender a distancia.

Algunos maestros y alumnos se adaptaron con relativa facilidad debido a sus experiencias previas de usar la Tecnología y las didácticas apropiadas en sus instituciones educativas y otros, en su mayoría, lo están haciendo sin experiencia previa y con gran malestar sobre todo por parte de los alumnos. Es una situación para algunos que representa otra crisis adicional a la Pandemia en nuestras casas.

Me permito poner a su consideración algunas ideas, haciendo este escrito un poco tecnócrata, les ruego me disculpen por ello y espero que lo lean hasta el final.

El modelo tradicional que usamos en el salón de clase en donde el profesor le hace de Gurú o experto y sus alumnos aprenden de él, es un modelo de enseñar y aprender que tiene más de 200 años en uso. La mayoría de nosotros fuimos educados bajo este sistema y es el único que muchos de nosotros conocemos. La gran pregunta es si este modelo es el más adecuado para educar a los alumnos actuales ante los cambios tecnológicos, sociales y políticos con el fin de prepararlos para un futuro incierto, pero también y a mi manera de ver, con grandes oportunidades.

El modelo actual entre otras cosas es un modelo en el que el alumno está pasivo en clase tratando de aprender de su maestro promoviendo que el alumno dependa de el para que explique el contenido y los conceptos. No estamos promoviendo el autoaprendizaje. Capacidad que será necesaria para aprender por el resto de su vida sin el apoyo de un maestro.

La Tecnología sigue avanzando cada día que pasa y permite al maestro la posibilidad de adoptar nuevas maneras de enseñar y su alumno de aprender, pero seguimos con el mismo modelo de hace 200 años. Pensamos que es lo mejor pues así aprendimos nosotros, así también aprendieron nuestros antepasados. Nos resistimos al cambio.

A finales de los 80s cuando se empezó a crear el sistema a distancia llamado Universidad Virtual del Tecnológico de Monterrey, nos dejó varias enseñanzas que siguen vigentes en nuestros días. Para mí las más importante es:

Nunca usar la tecnología para enseñar si no se dispone de la didáctica correcta y el entrenamiento adecuado del profesor. Nuestros días de pandemia nos dan un ejemplo palpable que observamos hoy en nuestros hogares y es con el uso del sistema de video conferencia denominado Zoom. Este sistema permite que el profesor pueda seguir dando su clase prácticamente igual que como lo hacía en el salón de clase, antes de la pandemia, pero ahora frente a una cámara y el alumno en su casa observando un monitor. Esto da resultados muy negativos tanto para el maestro como para el alumno.

El alumno en base a lo aprendido debe resolver problemas

Otra enseñanza básica que obtuvimos en el inicio de la Universidad Virtual fue que el alumno aprende con más profundidad cuando tiene la oportunidad de usar los conocimientos que ha aprendido a base de resolver problemas que se presentan en su entorno o hacer un proyecto sobre un reto que tiene la sociedad que lo rodea con el fin de no solo memorizar y comprender los contenidos de la lección para después presentar una evaluación. Todos sabemos que al poco tiempo después de presentar exámenes sobre contenidos que escuchamos en clase, olvidamos rápidamente lo aprendido después de salir del examen.

Por tanto, es necesario pedir al alumno que identifique y o resuelva un problema en su entorno para que pueda asimilar los conocimientos con más profundidad y tener la oportunidad de aplicarlos a su entorno, esto le dará lo que se le llama hoy un aprendizaje significativo. Sin embargo, veo que algunos maestros continúan explicando a sus alumnos los contenidos por Zoom para después pedirles una tarea antes de presentar un examen. Esto es continuar con el mismo modelo, pero ahora a distancia. Creo que esto debe cambiar no solo durante la pandemia, sino después cuando todo esto termine. 

Para el alumno con este modelo tradicional de aprender no solo es aburrido escuchar por una hora hablar sin parar a su maestro o maestra, muchas veces esta pasividad en clase genera el que el alumno tenga una siesta de varios segundos. Además, y lo más importante es que es cuestionable si esta manera de enseñar y de aprender está preparando a nuestros alumnos para ese futuro incierto.

Desgraciadamente no se podrá llevar consigo a su maestro o maestra cuando termine sus estudios en la universidad con el fin de que le siga enseñando y explicando los conocimientos nuevos que se requerirán. A menos de que decida casarse con él o con ella y esto en general no me parece buena idea pues la institución se quedaría sin muchos de sus maestros o maestras, aunque esto puede tener sus lados positivos. 

El día de hoy nos encontramos ante las nuevas tecnologías como es la Inteligencia artificial y el análisis de las grandes bases de datos, revolucionando el cómo hacer negocios, manufacturar y como entregar diferentes servicios, sin embargo, el modelo de aprender tradicional supone que todos los alumnos aprenden y tienen las mismas capacidades.

El maestro da una clase para todo el grupo en el salón de clase y asume que todos son iguales. Los que no salen bien en sus exámenes concluye que es porque no traían la preparación correcta y los que salen muy bien es porque si tenían la preparación adecuada y luego están los intermedios pues tenían una preparación mediana.

Hoy estamos en la era de la personalización, Amazon, por ejemplo, nos envía información con promoción de lo que nos gusta a cada uno de nosotros, no una información general para todos. Entonces la pregunta es porque la educación no es más personalizada a las demandas y necesidades de cada alumno. El hacer esto daría como resultado una mejor preparación y una mayor motivación de los alumnos y por supuesto menos reprobación y deserción.

El maestro debe personalizar la enseñanza-aprendizaje con sus alumnos

Escucho a muchos padres de familia el día de hoy diciendo que su hijo o hija necesita el contacto humano para aprender sobre valores y sobre todo a interactuar con sus maestros y compañeros como parte de su educación y formación. No puedo estar más de acuerdo, pero debemos recordar que no se trata de substituir al maestro con robots y computadoras, se trata de asistir al maestro en sus labores tradicionales como es estar repitiendo una clase varias veces durante el semestre y en cada semestre.

Hay que asistirlo con una computadora que le ayude a personalizar la enseñanza y el aprendizaje de sus alumnos con el fin de poder tener más tiempo en clase o a través del Zoom para asesorar a sus alumnos en forma más personalizada, a guiarlos y motivarlos para que salgan adelante. Es una manera más inteligente de usar el tiempo del maestro que tenerlo repitiendo una clase. Las maquinas nos deben de asistir a hacer mejor nuestro trabajo para lograr ser más humanos y apoyar mejor a nuestros alumnos. 

No todo es negativo con el aprendizaje a distancia el día de hoy de nuestros hijos y nietos, piensen que, con este sistema a distancia, exige que ellos tengan que aprender a organizar su tiempo para estudiar a escoger el lugar en donde quieren hacerlo y repetir el video de la conferencia y las lecturas que le encargo el profesor cuantas veces quieran y necesiten para dominar la lección, haciendo con todo esto un aprendizaje más flexible y adaptable a las necesidades de cada alumno.

La pregunta es cuanto se van a tardar en adquirir estos buenos hábitos y si lo harán antes de que termine la pandemia. Me imagino que su casa el día de hoy con sus hijos en ella ha de ser muchas veces un desorden y que han de estar pensando que después de todo la colegiatura que pagan a la institución educativa no es tan cara.

En el siguiente escrito continuare con este tema, pero de manera menos tecnócrata. Y animo con la nueva forma de aprender de nuestros hijos, sobrinos y nietos, que estoy seguro nos dejara grandes enseñanzas cuando todo esto termine.

Le mando un abrazo a todos mis jóvenes y no tan jóvenes y los invito a cuidarse con una filosofía positiva y optimista sobre la vida y el futuro.