07
Mar, Jul
300 New Articles

Detecta HU aumento de infartos cerebrales

Desarrollo
Typography

El neurocirujano Daniel Martínez Bustamante, del Hospital Universitario de la UANL, alerta sobre las consecuencias del infarto cerebral. Preocupan también casos de hemorragia cerebral.

Por: Eduardo Rodríguez Palacios  Fotografía: Jonathan Monsiváis

Monterrey, México. (UANL). - Las enfermedades cerebrovasculares se encuentran entre las primeras tres causas de muerte en México, de acuerdo con información del Hospital Universitario “Dr. José Eleuterio González” de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

 

Cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) refuerzan estos datos al señalar que, en el país, estas enfermedades ocurren al año en 118 personas por cada 100 mil habitantes.

De estos padecimientos, uno de los que presenta mayor incidencia es el infarto cerebral, durante el cual las arterias se tapan por la formación de coágulos de sangre causando el infarto.

¿Cuáles son los síntomas? 

  • Un lado de la cara se tuerce o se ve chueco.
  • La saliva empieza a escurrirse por la boca.
  • Hay debilidad o adormecimiento en una de las manos.
  • Pérdida del movimiento de un lado del cuerpo.
  • Caída de objetos de las manos.
  • Al hablar se arrastran palabras o ya no se puede hablar. 

Un problema de salud que causa discapacidad  

A nivel mundial, la incidencia del infarto cerebral es del 75 por ciento y se presenta entre los 50 y 60 años de edad.

Algunos de los factores que influyen en el infarto cerebral son la edad, el colesterol, el sedentarismo y el tabaquismo.

De acuerdo con datos del neurocirujano de la UANL Martínez Bustamante, de los pacientes que sufran un infarto cerebral, el 25 por ciento va a fallecer, el 50 por ciento va a presentar una discapacidad de moderada a severa y el 25 por ciento va a restablecer su vida de manera normal. 

El daño de un infarto cerebral

  • Infarto del lado izquierdo: Se presenta un trastorno del lenguaje y del movimiento del lado derecho, ya que el cerebro funciona de manera cruzada. Estos pacientes van a requerir terapia de lenguaje, física, de habilidad motora, de textura y de sensibilidad.
  • Infarto del lado derecho: Se presenta un trastorno de movilidad del lado izquierdo. Tal vez no reconozcan a algunas personas, pero la mayoría de estos pacientes van a poder hablar.
  • Infarto en el tallo o cerebelo: El escenario es complejo, porque el paciente puede quedar en coma o tener alteraciones para deglutir o respirar.

Suben casos de hemorragia cerebral

En México, al igual que sucede con los infartos cerebrales, los casos de hemorragia cerebral se han incrementado un 28 por ciento en los últimos años, de acuerdo con cifras del Hospital Universitario de la UANL.

Esta enfermedad ocurre cuando se eleva la presión arterial de la persona ocasionando que una de las arterias se rompa y se derrame la sangre en el interior del cerebro. 

“Desgraciadamente, la hemorragia cerebral en el país ha tomado gran importancia, porque estamos teniendo demasiados pacientes con hipertensión y diabetes, factores que se relacionan con este problema de salud”.  Daniel Martínez Bustamante, Neurocirujano de la UANL.

Sin embargo, el foco de alerta está en que se presenta cada vez más en edades tempranas, entre los 30 y 40 años.

“Este problema de salud generalmente lo vemos en pacientes entre los 40 y 50 años de edad. Pero en México hemos tenido pacientes hipertensos desde los 30 años que presentan una hemorragia cerebral a su corta edad”, alertó el también terapista endovascular.

Otros de los factores que influyen son el sobrepeso, la obesidad, el sedentarismo y el tabaquismo.

Los costos de las enfermedades cerebrovasculares

Tanto la hemorragia cerebral como el infarto cerebral significan un desembolso importante en medicamentos y su cuidado, que va de los 30 hasta los 100 mil pesos, aproximadamente.

“El costo de una lesión cerebral leve que se resolvió con tratamiento médico con una hospitalización de cinco días y rehabilitación física puede ser de entre los 30 y 50 mil pesos.

“Por otro lado, el costo de una cirugía cuya tasa de secuela neurológica fue muy alta, en donde va a ser dependiente de un cuidador, puede subir a alrededor de los 100 mil pesos”, detalló el neurocirujano de la UANL Daniel Martínez Bustamante.

Después de ser dado de alta y dependiendo de su condición, el paciente puede gastar al mes entre 15 y 30 mil pesos para los servicios del cuidador y la rehabilitación.