14
Mar, Jul
304 New Articles

Espacios flexibles, dinámica ambiental y laboral en el Tec

Desarrollo
Typography

Los nuevos espacios colaborativos del Tec, inaugurados en esta ocasión en campus Puebla generan productividad, a través de la interacción y de un ambiente óptimo de trabajo.

Por Jorge Zanella Alvear

Puebla, México. Tecnológico de Monterrey (Conecta).- Generar el intercambio de ideas, promoción de la innovación y la ruptura de “cotos” de poder, son algunas de las alternativas que con la creación de los nuevos “espacios flexibles”, el Tecnológico de Monterrey entra en una nueva cultura laboral.

“El concepto del aislamiento pasó a la historia; poder compartir, convivir y tener espacio para vivir de manera diferente lo cotidiano, genera el rompimiento de muchos paradigmas y a su vez permite que se generen nuevas ideas” explica Pedro Luis Grasa Soler, vicepresidente de la Región Sur del Tec de Monterrey.

De acuerdo con el doctor Grasa, la creación de estos espacios conlleva a enfrentar retos, especialmente para personas que han estado acostumbradas a trabajar por años en espacios cerrados, sin embargo, es parte del cambio constante habitual en el Tec.

A pesar de ello, en las nuevas áreas sí existirán algunos espacios cerrados. Los equipos o personas podrán realizar juntas o llamadas telefónicas importantes, sin llegar a la creación de “islas”, como se acostumbraba en viejos esquemas de las organizaciones.

“Otra gran ventaja es que los espacios no son fijos, las sillas o las mesas no son de alguien en particular, eso da la posibilidad de aprovechar los espacios de mejor manera y poder tener más áreas y salones para la convivencia de nuestros estudiantes”.

Independientemente de la flexibilidad que puedan representar las nuevas zonas, el vicepresidente de la Región Sur considera que es necesario crear normas para evitar “el chacoteo” entre vecinos que pueda generar distracción.

“Hasta que no lo vives no te das cuenta de hay que hacer nuevas propuestas para que la convivencia se logre de mejor manera” refiere el doctor Grasa.

Por su parte, Fermín Legorreta, director de Talento y Cultura de campus Puebla señala que personas asignadas a estos nuevos espacios flexibles tuvieron con anterioridad una oficina cerrada, la que utilizaban sólo del 30 al 40 por ciento del tiempo.

Por ello, Legorreta afirma que los nuevos espacios ayudan a los colaboradores a entrar en una nueva dinámica laboral, y a la institución en la optimización de recursos.

“Lo trascendente es que se establece una cultura laboral distinta, en la que todos compartimos los recursos de estos espacios”.

Con los nuevos espacios, el Departamento de Talento y Cultura espera lograr un mejor rendimiento de los colaboradores, al sentirse en un lugar óptimo para su desempeño.

“Sucede de manera indirecta; irónicamente la gente está más concentrada a pesar de ser un espacio abierto, pero con el tiempo vas siendo más productivo”.

Otro punto positivo de estas zonas radica en que, si algún colaborador necesita solución a alguna problemática de emergencia, tiene cerca a quienes pueden ayudarle en la solución de la misma.

Los espacios proveen colaciones, snacks y diferentes productos, que por su sana procedencia suman saludablemente al bienestar de los colaboradores.