07
Mar, Jul
299 New Articles

Combaten la contaminación con diseños vanguardistas

Sostenibilidad
Typography

Monterrey, México. UDEM.- Durante casi todo el año, estudiantes de la Universidad de Monterrey de las áreas de Diseño y Arquitectura, han unido sus talentos y trabajo para ofrecer a la ciudad una solución innovadora que mitigue la contaminación que ha aumentado en los últimos años.

 

Ahora, los resultados de este esfuerzo se materializan en cuatro proyectos que ayudan a limpiar el aire, a prevenir el desperdicio de luz y a mitigar la contaminación sonora, creados bajo la guía de Daan Roosegaarde, artista, arquitecto y profesor invitado, así como Ricardo

Contreras, profesor del Centro Roberto Garza Sada de Arte, Arquitectura y Diseño, dentro del proyecto interdisciplinario M.A.Y.A Most Advanced Yet Acceptable “Agua, Tierra, Aire”.

“Pollu-mesh” es un panorámico sobre la avenida Morones Prieto que cuenta con un revestimiento químico que atrae la contaminación del ambiente y la transforma, brindando así una mejor calidad de aire. Se estima que su capacidad es la misma que de 30 árboles.

“Este panorámico lleva un recubrimiento que a través de la luz del sol se activa, es un proceso de fotocatálisis el cual purifica y neutraliza algunas partículas contaminantes del aire, principalmente las que vienen de la combustión de los autos”, explicó Ana Cecilia Álvarez, de Arquitectura, sobre el proyecto que elaboró junto con Ana María Peñúñuri de ingeniería en Innovación Sustentable y Energía, y Karen Téllez y Frida Leal, de Diseño Industrial.

Las alumnas agregaron que la idea del panorámico nació ya que por regularización oficial esta clase de publicidad no dejará de existir, por lo que vieron la manera en usar este problema como parte de una solución.

Para contrarrestar la contaminación lumínica que se percibe en Monterrey, otro equipo de alumnos crearon “Darklight”, una instalación de estructuras parabólicas que concentran la luz emitida por la luminaria pública y las redirige a otros espacios aledaños.

“Actualmente los diseños de las luminarias del espacio público son muy variados y hay algunas que emiten gran cantidad de la luz y la mandan hacia arriba, pero no están iluminando los espacios de abajo. Entonces buscamos utilizar esa luz que se está desperdiciando”, explicó Carlos Huerta de Arquitectura sobre el proyecto que logró junto a Mariana Urquidi e Isabel Escalante, de ingeniería en Innovación

Sustentable y Energía, Ana Paula Garza y Ana Mehnert, de Diseño Industrial y Mariela Gómez de Diseño Gráfico.

Otra problemática de una ciudad como Monterrey es la contaminación sonora, por lo que Yolisma Sedas y Ana Gabriela Lazo, de Ingeniería en Innovación Sustentable y Energía, Linda Martínez y Ana Paulina Pearl, de Diseño Industrial, Carolina Garza, de Diseño de Interiores, y Ana Patricia Garrido, de Arquitectura, crearon “Silent Rivers”.

“Quisimos regresarle a la ciudad estos espacios libres de contaminación acústica. Por eso creamos un espacio, al lado de un lugar lleno de tráfico, en donde el sonido de afuera disminuye, pero el tuyo aumenta. Creamos esto para concientizar que uno también puede ser parte de este problema”, compartió Ana Patricia.

La última propuesta es “Flowair” de Daniela Cruz, de Diseño Industrial, Carolina Villanueva, de Arquitectura y Samanta Cantú, de la Ingeniería en Innovación Sustentable y Energía, con la que también buscan limpiar el aire.

“Propusimos cubrir una serie de placas de metal, las cuales cuentan con un recubrimiento inteligente con la función primordial de limpiar el aire. Sabemos que para limpiar la mayor cantidad de aire posible, necesitamos una gran extensión espacial. Pensamos que una buena solución sería cubrir la parte explotada del Cerro de las Mitras y devolverle esa vida y darle ese giro significativo: esto que llegó a ser algo muy contaminante y perjudicial para la ciudad, ahora podría ser un elemento que la esté limpiando”, expresó Daniela.

Estos prototipos se pueden encontrar en diferentes puntos del campus UDEM, mientras que el panorámico está sobre la avenida Morones Prieto, casi frente al campus universitario.

“Creo que necesitamos inversiones a largo plazo en energía verde, carros eléctricos, usar más la bicicleta. Pero también es bueno que los estudiantes se den cuenta que pueden ser parte de la solución y que pueden crear su propio impacto, pero pueden hacer eso. Esa actitud proactiva es muy importante”, reflexionó Roosegaarde, sobre su experiencia como profesor.