18
Jue, Oct
204 New Articles

ONU señala que las Mujeres y Niñas con Autismo deben alcanzar el empoderamiento

Inclusión Social
Typography

Se deben eliminar las trabas al disfrute de sus derechos reproductivos.

Por Reyes Gamez/Agencia de Noticias 3er Sector

Monterrey, México.- El Secretario General de las Organización de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres señaló que las mujeres y niñas con Autismo deben alcanzar el empoderamiento para ejercer de manera plena sus derechos.

 

"En el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, defendemos los derechos de las personas con autismo y nos pronunciamos en contra de la discriminación. Nuestro trabajo en favor de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres debe alcanzar a todas las mujeres y niñas del mundo. Igualmente, nuestros esfuerzos por alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible deben dar cumplimiento a la promesa de no dejar a nadie atrás formulada en la Agenda 2030", expresó Guterres.

La ONU recuerda que en este 2018 el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo "se centra en la importancia de empoderar a las mujeres y las niñas con autismo y de involucrarlas, tanto a ellas como a sus organizaciones, en las políticas y en la tomas de decisiones", el tema de "Empoderar a mujeres y niñas con autismo"  se da luego de que "en noviembre de 2017, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó una resolución en la que llamaba la atención sobre los desafíos específicos a los que se enfrentan las mujeres y las niñas con discapacidades en el contexto de la implementación de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD). La resolución expresaba su preocupación por el hecho de que las mujeres y las niñas con discapacidad están sujetas a múltiples formas de discriminación, lo que provoca que no puedan disfrutar de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales".

El Secretario General de la ONU mencionó que "los actos conmemorativos de este año ponen de relieve la importancia de empoderar a las mujeres y niñas con autismo, que se enfrentan a múltiples dificultades, entre ellas los impedimentos para acceder a la educación y el empleo en pie de igualdad, las trabas al disfrute de sus derechos reproductivos y de la libertad de decidir, y la falta de participación en la adopción de decisiones sobre asuntos que les afectan".

La ONU recordó que "las mujeres y las niñas con discapacidad están sujetas a una doble discriminación, de género y por discapacidad. Las niñas con discapacidad tienen menos probabilidades de poder completar la escuela primaria y más posibilidades de ser marginadas, o incluso de que se les niegue el acceso a la educación. Además, tienen tasas de empleo menores que las de los hombres con discapacidades y que las de mujeres sin discapacidad" y "desafortunadamente, las niñas y mujeres de todo el mundo están más expuestas que los hombres a la violencia física, sexual, psicológica y económica; en el caso de las mujeres y niñas con discapacidad esto se agrava"

Ya que "la violencia de género a la que estas mujeres y niñas están expuestas es aún mayor y elevadamente desproporcionada debido a la discriminación y al estigma que sufren por su género y por su discapacidad. Debido a esta estigmatización, se encuentran con barrerras de todo tipo para acceder a servicios de salud sexual y reproductiva, en especial las mujeres con discapacidades intelectuales, como el autismo".

Por lo que "con la voluntad de examinar los problemas particulares a los que enfrentan las mujeres y las niñas con autismo, se celebrarán una serie de debates en el Salón del Consejo Económico y Social, en la Sede de las Naciones Unidas el próximo 5 de abril de 2018. Se tratarán, además, otras cuestiones clave como sus derechos en relación con el matrimonio, la familia y la paternidad en igualdad de condiciones con los demás, contemplado en el Artículo 23 de la Convención Sobre Los Derechos De Las Personas Con Discapacidad y en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS 5.6)".

Datos sobre el Trastorno del Espectro Autista (TEA)

La ONU recuerda que "el autismo es una afección neurológica permanente que se manifiesta en la primera infancia, independientemente del género, la raza o la condición social y económica".

Explica que "el término espectro autístico se refiere a una serie de particularidades. Un apoyo y un entorno adecuado y la aceptación de esta variación neurológica permiten a aquellos que padecen trastornos del espectro autístico disfrutar de las mismas oportunidades y participar de manera plena y eficaz en la sociedad".

Destaca que "el autismo se caracteriza principalmente por peculiaridades en la esfera de la interacción social y dificultades en situaciones comunicativas comunes, modos de aprendizaje atípicos, especial interés por ciertos temas, predisposición a actividades rutinarias y particularidades en el procesamiento de la información sensorial".

Menciona que "el índice de autismo en todas las regiones del mundo es alto y la falta de comprensión produce fuertes repercusiones sobre las personas, sus familias y las comunidades" ya que "la estigmatización y la discriminación asociadas a la diversidad en el ámbito neurológico siguen siendo los principales obstáculos para el diagnóstico y el tratamiento" por lo que la ONU enfatiza que es "una cuestión que deben abordar tanto los encargados de la adopción de políticas públicas de los países en desarrollo como los países donantes".

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que:

Uno de cada 160 niños tiene un Trastorno del Espectro Autista (TEA).

Los TEA comienzan en la infancia y tienden a persistir hasta la adolescencia y la edad adulta.

Aunque algunas personas con TEA pueden vivir de manera independiente, hay otras con discapacidades graves que necesitan constante atención y apoyo durante toda su vida.

Las intervenciones psicosociales basadas en evidencias, como la terapia conductual y los programas de capacitación para los padres, pueden reducir las dificultades de comunicación y comportamiento social, y tener un impacto positivo en el bienestar y la calidad de vida de las personas con TEA y de sus cuidadores.

Las intervenciones dirigidas a las personas con TEA deben acompañarse de medidas más generales que hagan que los entornos físicos, sociales y actitudinales sean más accesibles, inclusivos y compasivos.

Las personas con TEA sufren estigmatización, discriminación y violaciones de los derechos humanos. Su acceso a los servicios y al apoyo es insuficiente a nivel mundial.