22
Vie, Mar
263 New Articles

Premian su labor de encauzar infantes en riesgo

Desarrollo
Typography

Monterrey,México (Agencia Informativa UDEM).- ​En México y en América Latina, después de que niñas y niños sin vínculos familiares egresan de casas hogar alrededor de los 15 años, no hay un plan de protección para dar seguimiento a su desarrollo personal, de acuerdo con Leticia López Villarreal, directora del Centro para la Solidaridad y la Filantropía de la Universidad de Monterrey.

 “El problema que se encontró con la investigación fue que carecemos en México y en Latinoamérica de política pública para acompañar y atender a los egresados de los sistemas de protección de cuidados alternativos”, expresó quien recibirá hoy el Premio Mujer Tec 2019 en la categoría de “Trayectoria”, en el marco del Día Internacional de la Mujer.

El reconocimiento por parte de su alma mater –la estatuilla Muliere amete, inspirada en la “Niña sin miedo” de Wall Street, como un emblema y recordatorio del esfuerzo y la valentía de las mujeres para luchar por sus sueños– será entregado en una ceremonia, en el Auditorio del Pabellón La Carreta del campus del Tec de Monterrey, este viernes, a las 12:00 horas, junto con 17 mujeres distinguidas en ocho categorías.

López Villarreal creó desde 2006 una fundación bajo el nombre de “Pequeños gigantes mexicanos”, que busca proteger los derechos humanos de niños, niñas y adolescentes que habitan y egresan de casas hogar.

“Hacemos incidencia política, promovemos marcos normativos a diferentes niveles de gobierno para proteger a esta población; también realizamos investigación para entender la problemática y generar iniciativas que contribuyan a la protección de esta población y su adecuada integración a la comunidad y a la sociedad”, explicó.

“Ahí afuera, no hay redes de apoyo y la vinculación laboral se les complica, porque las casas hogar están enfocadas en atender las necesidades básicas”, expuso la investigadora, porque algunas casas tienen la infraestructura para generar habilidades para la vida laboral y para vivir de manera independiente, “pero la mayoría no”.

Y, dentro de esa desprotección a la hora del egreso, es aún “más difícil para las mujeres que para los hombres egresados de casas hogares, porque la situación de vulnerabilidad es más alta”, advirtió la activista.

Niñas más vulnerables sin no existe seguimiento

La directiva universitaria explicó que las casas de “cuidados alternativos” se refieren a casas hogar o centros de asistencia social para fines de adopción o bajo la modalidad de acogimiento familiar, cuando una familia recibe temporalmente a un niño, una niña o adolescente, mientras se resuelve su situación familiar.  

“Ellos están ahí por algún tipo de situación compleja y de riesgo que tenía con la familia de origen y permanece en la casa hogar porque fue separado de su familia o porque la misma familia lo abandonó”, refirió.

“Entonces, hay jóvenes que, cuando egresan, los vínculos con su familia de origen son casi nulos o no existen; hay adolescentes entre los 15 y 18 años que egresan de la casa hogar, de tener ahí casa, alimento, de tener gente que los cuidara, trabajadores sociales, actividades, educación, egresan a la nada, porque no tienen familia”, relató.

López Villarreal afirmó que la situación de vulnerabilidad para adolescentes mujeres es mayor porque grupos de trata, prostitución o violencia de género golpean a esta población en riesgo.

"Estas adolescentes egresan con redes de apoyo casi nulas o un acompañamiento cercano, entonces, es más fácil que alguien llegue y, a cambio de un techo, a cambio de comida, de un grupo de pertenencia sin que ellas así lo decidan, porque a lo mejor no se están dando cuenta de dónde se están involucrando, puedan caer en realidades de este tipo”, expuso.

“Y (ellas) son más vulnerables, primero, como mujeres, y, luego, como egresadas de los sistemas de protección, pues el no tener quién las guíe, quién las aconseje, es más fácil que alguien más las convenza de irse por un camino que las ponga en riesgo”, sostuvo.

La académica subrayó que Naciones Unidas generó la Convención de los Derechos del Niño, en el que destaca el derecho a la autonomía progresiva, que significa que el Estado y la sociedad tendrían que generar política pública para acompañar el proceso de egreso de jóvenes para integrarse adecuadamente a la sociedad.  

“Para que, cuando egresen de la casa hogar, la misma sociedad no los absorba y terminen involucrándose en grupos sociales que los ponen a ellos en riesgo, como el crimen organizado, como la trata, la prostitución, entre otras”, enfatizó.

La fundación es parte de la Red Latinoamericana de Egresados de Protección, integrada por nueve países, y, junto con la UDEM, generó un libro para dar a conocer la problemática a nivel América Latina, en el que López Villarreal es la compiladora, mientras que este año participará con un capítulo en un libro que publicará la UNICEF acerca de ese mismo tema en América Latina.

 

 

 

Leticia López Villarreal es profesora investigadora del Sistema Nacional de Investigadores (SNI); es responsable de dos cátedras de investigación: Cátedra por la Infancia y Cátedra de Educación para el Servicio.

Fundó la Red por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia en Nuevo León (REDIANL) y forma parte de la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM). 

 Actualmente, es vocal del Comité Nacional de Transformación Social. Ha participado como voluntaria en organismos nacionales e internacionales en México, Colombia, Italia, Argentina, India y África.