14
Jue, Nov
692 New Articles

“Necesario encarar mitos sobre la pobreza”: Bernardo Kliksberg

Desarrollo
Typography

El asesor principal del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de América Latina y el Caribe tuvo diferentes actividades en la Universidad de Monterrey.

Monterrey,México.- “La pobreza es mucho más que las cifras crudas, porque junto a las carencias fundamentales está la dignidad (…) lo que más les duele es la mirada de desprecio”, afirmó Bernardo Kliksberg en la Universidad de Monterrey.

El asesor principal del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de América Latina y el Caribe tuvo una serie de actividades en el campus universitario para promover la responsabilidad y el emprendimiento social, en donde señaló que la gente tiene algunos “mitos sobre la pobreza que valdría la pena encarar”.

El economista argentino, reconocido por sus trabajos sobre pobreza y desigualdad en América Latina, abundó sobre los problemas de la pobreza extrema y se refirió a las condiciones desiguales de madres en situación de vulnerabilidad.

Kliksberg estableció que existen a nivel mundial 815 millones de persones con hambre en un planeta que produce alimentos que podrían alimentar a 12 mil millones de personas y, sin embargo, tiene siete mil 500 millones de habitantes.

Agregó que dos mil 400 millones de personas en el mundo no tienen una instalación sanitaria, 815 millones tienen hambre y 900 millones no tienen agua potable.

De acuerdo con una encuesta realizada por el Banco Mundial, citada por Kliksberg, quienes menos tienen sufren por todo lo que se deriva de sus carencias, pero también por la discriminación.

“Les duele todos los males de la miseria: la falta de agua potable, el hambre, no poder mandar a los chicos a la escuela de forma estable o tener que mandarlos a trabajar en muchos casos; pero lo que más les duele es la mirada de desprecio, ser visto como personas de una categoría inferior por una parte importante de la sociedad”, manifestó.

Entre las propuestas que ha promovido en los últimos años, figura la de hacer llegar recursos a través del sistema bancario para empoderar sobre todo a la mujer.

“El ‘bancarizarlas’ es darles una identidad, en muchos casos, la identidad de los pobres es muy tenue, a veces no tienen dirección porque sus viviendas son muy precarias y tener un carnet de identidad bancaria las empodera y las convierte en sujetos crediticios”, expuso. 

En ese camino de empoderamiento de la madre pobre, para Kliksberg, el paso siguiente es ayudarla a adquirir capacitación para trabajar.

“Las madres pobres son casi descartadas, solo reciben una ayuda y eso es todo (…) las mujeres tienen una doble discriminación: como pobres y como mujeres”, indicó.

“El tema de trabajar con ellas la autoestima es fundamental y la mejor manera de trabajarla es en grupos”, sostuvo.

El autor de más de 48 libros, entre ellos el best seller “Primero la gente” (Planeta/Deusto), destacó que las políticas públicas tienen que ser de mejor calidad, pero las empresas pueden ayudar mucho en todos estos temas, “no para remplazar las políticas públicas, porque es el Estado el que debe garantizar los derechos a la educación, a la salud y a todos los aspectos básicos”.

Durante su visita al campus UDEM, entre el 14 y 15 de marzo, Kliksberg ofreció una capacitación a 50 profesores aproximadamente de diferentes divisiones académicas y cocurriculares, tuvo una comida con mujeres benefactoras de la UDEM y un encuentro con el Consejo de Honor del Centro de Integridad de esta casa de estudios.

Kliksberg es asesor científico de la Cátedra de Educación para la Ciudadanía y el Servicio que es parte del Centro para la Solidaridad y la Filantropía de la UDEM.