14
Lun, Oct
485 New Articles

Tec de Monterrey condena afirmaciones del Director del INEHRM que califica de "valientes jóvenes" a quienes asesinaron a Eugenio Garza Sada

Noticias
Typography

CCE señala que la violencia no es el camino para lograr la pacificación

Por Reyes Gamez

Monterrey, México (Agencia de Noticias 3er Sector).- El Tecnológico de Monterrey condena y rechaza las expresiones del Director del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM), Pedro Salmerón, quien en un texto en el que señalaba buscaba rendir un homenaje al empresario Eugenio Garza Sada, califica de "valientes jóvenes" a los asesinos del empresario.

 

"El Tecnológico de Monterrey condena y rechaza de manera tajante las afirmaciones del director del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM), que califica de "valientes jóvenes" a quienes asesinaron a nuestro fundador y uno de los hombres con el más alto liderazgo social de nuestro país; al mismo tiempo que reiteramos nuestra convicción de promover e impulsar la concordia y la paz, como vía hacer realidad la transformación pacífica del país a la que el Presidente Andrés Manuel López Obrador nos ha convocado", expresó la institución educativa.

En el escrito que fue publicado el pasado 17 de Septiembre en la cuenta de Facebook del INEHRM, el funcionario señaló que: "A Garza Sada sus admiradores lo recuerdan como el multimillonario que usaba un auto anticuado y vestía sencillamente, que rechazaba consumos ostentosos y utilizaba sus ganancias para crear más empleos y mejorar las condiciones de vida de sus obreros y empleados.

Su muerte fue resultado de la profunda división que experimentó la sociedad mexicana desde los años sesenta, cuando muchos jóvenes que veían canceladas las posibilidades de participación y transformación pacífica de un sistema político vertical y autoritario, buscaron cambiar las cosas por la vía violenta. En su lucha contra el estado y el sistema capitalista, identificaron a los empresarios nacionales como sus enemigos, de ahí que no fuera nada raro que planearan secuestrar a Garza Sada, sólo que el recio empresario, de 81 años de edad, no estaba dispuesto a dejarse secuestrar para alimentar la espiral de violencia, y anunció que haría frente a quienes lo intentaran. Sus dos escoltas aceptaron el riesgo, de modo que cuando un comando de valientes jóvenes de la Liga Comunista 23 de Septiembre intentó raptarlo, se desató una balacera en la que perdieron la vida don Eugenio y sus escoltas, Bernardo Chapa y Modesto Hernández, y dos de los guerrilleros".

El Tecnológico de Monterrey, subrayó que "Don Eugenio Garza Sada fue un mexicano ejemplar. Su visión humanista y su compromiso social fueron la base de su liderazgo empresarial y su vocación de transformar la sociedad por la vía pacífica.Como empresario se adelantó a su tiempo, promoviendo los principios éticos en el trabajo y los derechos sociales de los trabajadores, como vivienda, salud y educación.

Don Eugenio era un convencido de que la educación es el corazón del cambio social y el Tecnológico de Monterrey es su legado social más trascendente, una institución de la sociedad y para la sociedad, sin fines de lucro; por eso en nuestra institución buscamos honrar ese legado día con día".

En un comunicado el  INEHRM, mencionó que "a nadie se pretendió ofender con el adjetivo “valientes” que calificó a esos jóvenes; al contrario, en la nota se quiso reivindicar la figura de Garza Sada. “Valiente” no significa ser héroe ni hacer lo correcto. Ofrecemos una sincera disculpa a quienes se ofendieron por este adjetivo, que no fue en el sentido de justificar su acción que terminó en la muerte del empresario", agregan que el Instituto "no reivindica la lucha armada ni hace una apología de la violencia. Lo que busca es dar a conocer una historia que no se conoce, rescatar del olvido una etapa de la historia de México en la que los luchadores sociales no existen.

El México que hoy tenemos es un México muy distinto al país que había en las décadas de 1960 y 1970, cuando no existían libertades políticas, canales de participación, leyes ni instituciones que garantizaran elecciones verdaderas, una época en la que el Estado reprimía brutalmente cualquier disidencia. En ese marco, sin duda (desde nuestra perspectiva) de manera equivocada, fue en el que los jóvenes de la Liga Comunista 23 de septiembre, tomaron las decisiones que tomaron, entre las que se cuenta aquella que terminó con la trágica muerte de don Eugenio Garza Sada, sus dos escoltas y dos guerrilleros.

El México que hoy tenemos es un país en el que las luchas populares de los últimos cincuenta años han logrado terminar con ese Estado autoritario y represivo y abrir los cauces de una auténtica transformación pacífica. La violencia no se justifica y no es opción. Este gobierno ha insistido en que lo que está en curso es una revolución pacífica, de las conciencias para terminar con la pobreza, la injusticia, la inequidad, la discriminación, a través de la organización y de la participación de la sociedad mexicana de manera incluyente, tolerante, respetuosa y responsable".

En tanto que los integrantes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) señalaron que "el Presidente Andrés Manuel López Obrador impulsa un proceso de pacificación y reconciliación nacional. El propio Presidente ha basado su narrativa en transformar al país por la vía pacifica. En estos postulados, los empresarios coincidimos con el Presidente, y le manifestamos nuestro apoyo irrestricto para que la sociedad recupere la paz que hoy tanto necesitamos.

Por eso, es incomprensible que un funcionario público, un representante del gobierno mexicano, enaltezca la violencia como forma de expresión. Es incomprensible que un funcionario, que además es historiador de profesión, se vuelva un apologista de la violencia, un defensor del delito".

Desde el CCE exigieron "una disculpa pública y una rectificación por parte de este funcionario", ya que "la sociedad se encuentra hoy muy lastimada; estas expresiones sólo profundizan las heridas. Por ello, no debemos dejar pasar un episodio como este, que no sólo merma la imagen pública de un gobierno comprometido con la pacificación del país, sino que abona al clima de violencia social que hoy vivimos".

Mientras que el ex secretario de Economía federal, Ildefonso Guajardo Villarreal, expresó que "estoy convencido que llamar "jóvenes valientes" y pretender justificar un acto ruin y cobarde como el que cobró la vida de Don Eugenio Garza Sada por parte del INEHRM, es totalmente contrario a la convocatoria que ha hecho el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que busca promover el crecimiento y el desarrollo económico, mejores empleos, la paz, la concordia, la unidad, la justicia y el bienestar en un país azotado por la inseguridad, la injusticia, la pobreza y la violencia".

También mencionó que "el recuerdo del cobarde asesinato de Don Eugenio Garza Sada, ocurrido el 17 de septiembre de 1973 por parte de un comando de la Liga Comunista 23 de septiembre, aún duele y mucho a la sociedad nuevoleonesa y a grandes grupos de mexicanos, porque Don Eugenio no sólo fue un exitoso empresario, sino un gran líder social, un sembrador de valores positivos en su estado y en el país.

Sus decálogos de valores, aun guían a un gran número de importantes empresas.

Don Eugenio combatió la desigualdad socioeconómica con hechos, al crear décadas antes que se crearan el IMSS y el INFONAVIT, una clínica gratuita y un sistema de vivienda (Col. Cuauhtémoc) y escuelas de educación básica, como el Centro Escolar Cuauthémoc y de educación superior, el ITESM.

Don Eugenio, aún hoy después de tantos años y ante la ausencia de liderazgos, las encuestas señalan que los nuevoleoneses extrañan su guía y ejemplo como empresario visionario".