21
Dom, Oct
212 New Articles

Papa hace un llamado en Myanmar a respetar derechos humanos, pero no menciona a los rohinyá

Noticias
Typography

Sólo unos 700.000 de los 51 millones de habitantes de Myanmar son católicos. 

Por Philip Pullella y Yimou Lee

NAIPYIDÓ, Myanmar (Reuters).- El Papa Francisco instó el martes a los líderes de Myanmar, un país de mayoría budista que enfrenta una crisis sobre el destino de los musulmanes rohinyá, a comprometerse con la justicia, los derechos humanos y el respeto a "cada grupo étnico y su identidad".

 

El pontífice evitó un conflicto diplomático al no usar el término "rohinyá" en su discurso ante funcionarios del país del sudeste asiático, entre ellos la líder política Aung San Suu Kyi.

Sin embargo, sus palabras eran aplicables a miembros de la atribulada minoría, a la que Myanmar no reconoce como ciudadanos o miembros de un grupo étnico distinto.

Más de 620.000 rohinyás han huido desde fines de agosto a Bangladés, donde viajará el Papa el jueves, escapando de una represión militar que Washington dijo que incluyó "atrocidades horrendas" para lograr una "limpieza étnica".

Francisco hizo estos comentarios en Naipyidó, la capital del país, donde fue recibido por Suu Kyi, una ganadora del Nobel de la Paz y defensora de la democracia que ha recibido críticas internacionales por expresar dudas sobre los reportes de abusos a los derechos humanos contra los rohinyás y por no condenar al Ejército.

"El futuro de Myanmar debe ser la paz, una paz basada en el respeto de la dignidad y los derechos de cada miembro de la sociedad, el respeto por cada grupo étnico y su identidad, respeto por la ley y respeto por un orden democrático que permita a cada individuo y a cada grupo, sin ninguna exclusión, ofrecer su legítima contribución al bien común", dijo el Papa.

UN VOCABLO SENSIBLE

Myanmar rechaza el término "rohinyá" y su uso y la mayoría se refiere a la minoría musulmana en el estado de Rakáin como inmigrantes ilegales de la vecina Bangladés.

El líder de la Iglesia Católica ha utilizado el término "rohinyá" en dos discursos hechos desde el Vaticano este año. Sin embargo, antes de su viaje, los mismos asesores del Papa le recomendaron que no lo utilice en Myanmar para evitar un incidente diplomático que podría volver al Gobierno y al Ejército del país en contra de la minoría cristiana.

Grupos de derechos humanos, como Amnistía Internacional, que ha acusado al Ejército de "crímenes de lesa humanidad", habían instado al Papa a pronunciarlo.

Un grupo de monjes budistas de línea dura advirtieron el lunes, sin entregar detalles, que habría "una respuesta" si el Papa hablaba abiertamente sobre los rohinyás.

Sólo unos 700.000 de los 51 millones de habitantes de Myanmar son católicos. Miles de ellos han viajado desde lejos para ver al Papa y más de 150.000 personas se han registrado para una misa que oficiará el pontífice en Rangún el miércoles.

Se espera que Francisco se reúna con un grupo de refugiados rohinyás en Dacca, la capital de Bangladés, en la segunda parte de su viaje.

(Reporte adicional de Yimou Lee; escrito por John Chalmers. Editado en español por Patricio Abusleme y Lucila Sigal)