18
Mié, Oct
269 New Articles

Van en 2 años de "El Bronco" 70 muertos en penales

Noticias
Typography

El número de fallecidos en disturbios dentro de los reclusorios estatales en lo que va del sexenio ya superó al registrado durante todo el anterior.

Por Ángel Ramos

Monterrey, México, El Norte.- La seguridad en los centros penitenciarios ha resultado ser uno de los puntos débiles del Gobernador Jaime Rodríguez, ya que en sólo dos años de su administración los hechos violentos en los penales han cobrado la vida de 70 internos.

El número de fallecidos en disturbios dentro de los reclusorios estatales en lo que va del sexenio ya superó al registrado durante todo el anterior, en el que se acumularon 67 asesinatos.

En el periodo de Rodrigo Medina los eventos más violentos ocurrieron en el Cereso de Apodaca.

Mientras que el primer disturbio en la Administración de "El Bronco" sucedió la noche del 10 y madrugada del 11 de febrero del año pasado en el Penal del Topo Chico.

Una riña entre grupos de internos que se disputaban el control del penal dejó un saldo de 49 asesinados.

Esa masacre es considerada la más violenta dentro de una prisión en la historia de Nuevo León y del País. Fuentes oficiales que tuvieron acceso a la escena, relataron entonces que a los reos asesinados les fracturaron las piernas para que no pudieran huir y después les destrozaron la cabeza a tablazos.

Igualmente narraron que algunos de los cuerpos fueron apilados y a otros les prendieron fuego.

También el año pasado, pero el 2 de junio, hubo 3 muertos y 14 heridos en un nuevo enfrentamiento entre grupos rivales en el Topo Chico.

El día que Rodríguez rindió su primer informe de Gobierno, el 13 de octubre, un interno fue asesinado en otra riña campal en el mismo reclusorio.

En lo que va del 2017 se han registrado dos motines en el Penal de Cadereyta, uno el 28 de marzo en el que murieron 4 internos, y el de ayer en el que las autoridades reportaron 13 decesos.

En la administración de Medina, los fallecidos fueron en cinco hechos registrados entre 2010 y 2012.

Los hechos más sangrientos fueron un incendio provocado el 20 de mayo de 2010 en un ambulatorio del Penal de Apodaca, en donde murieron 14 internos y la masacre del 19 de febrero de 2012 con un saldo de 44 asesinados.